Uno de los representantes más emblemáticos de lo que destacan en el renacimiento es el genio, pintor e inventor Leonardo da Vinci. Como sabemos, él fue una de las personas más importantes de ese tiempo ya que en esa época se realizaron diferentes descubrimientos e invenciones.

Muchas de estas tienen a Da Vinci como creador, ya que este se dedicaba a la creación de aparatos que hacían de la vida del ser humano más fácil. Da Vinci fue una persona que contaba con mucha creatividad y manejo de la física y la matemática por eso es que se pudo convertir en alguien importante para la época.

Una de sus facetas más particulares era el Leonardo como un artista. Este era una persona que se encargaba de investigar el ser humano, además de tener miles de invenciones que iba desarrollando a lo largo de todas las prácticas y análisis para así cerciorarse que estas servirían. Pero en este caso nos vamos a concentrar en las obras artísticas realizadas por este pintor famoso.

La Gioconda (La Mona Lisa)

Esta es una de las obras más grandes del mundo. No es solamente una de las más famosas porque sea de este artista, sino porque su mirada y su sonrisa tirria y tímida cautiva a todo el que la mira, haciendo de esta una verdadera creación hecha para captivar al mundo y tomarlo con su mirada.

Su valor es casi incalculable, ya que no es solo una pintura sino un monumento de diferentes técnicas que la muestran como más que un cuadro, sino una muestra de habilidad. La locación donde se ve mostrada es en el museo más famoso del mundo, el Louvre. En este tiene la mejor protección que se le pueda dar, ya que se encuentra en una caja de cristal en la que se puede ver pero no tocar.

Su sistema de protección debe ser tan seguro que a un cerrajero le puede tener envidia a la persona que lo creo. La mantiene resguardada las 24/7, permitiendo que miles de personas puedan observar su majestuosidad pero sin llegar a meterse con ella.

La última cena

Otra de las grandes pinturas de este artista viene a darse gracias a inspiración de un gran momento bíblico. Este se encargó de mostrar según su perspectiva una pintura sobre la última cena de Jesús, junto con todos sus apóstoles.

Esta marcaría uno de sus murales más famosos ya que no es solo una pintura, sino es todo un mural. Ha sido también marcado como patrimonio de la humanidad debido a que su obra es una majestuosidad ante los ojos que la ven y la admiran.

La virgen de las rocas

Siguiendo una línea religiosa, viene esta pintura donde se muestra a la Inmaculada Concepción, teniendo al Niño Jesús, además de la Virgen con dos ángeles junto a ellos. De esta existen tres modelos que fueron descubiertos a través de los años y que se pueden ver en el gran museo de Louvre para todo aquel que quiera admirarlas.

 

Por admin

error: Content is protected !!