OTRA FORMA DE SER CRISTIANO

oscar romero 3

Óscar Romero, arzobispo de El Salvador. Asesinado por el ejército el 24 de marzo de 1980. Nació en Ciudad Barrios en 1917.

Óscar Romero, arzobispo de San Salvador, y Teresa de Calcuta, fundadora de las Misioneras de la Caridad, fueron propuestos para el Premio Nobel de la Paz en 1979. La Academia sueca, conservadora y timorata, le concedió el galardón a la monja nacida en Uskub, actual República de Macedonia. Óscar Romero fue asesinado por el Ejército salvadoreño un año después, mientras celebraba la eucaristía. Acusado de revolucionario, comunista y subversivo, pidió en su última homilía que los soldados dejaran de asesinar a los campesinos, siguiendo las instrucciones de unos mandos al servicio de la oligarquía que controlaba la riqueza del país, sin preocuparse del hambre y la pobreza de la mayoría de la población. Pocos recuerdan a Óscar Romero, pero nadie ha olvidado de Teresa de Calcuta. Elogiada por su supuesta defensa de los pobres, sus verdaderas motivaciones salieron a la luz durante una conversación con el escritor y periodista Christopher Hitchens. “No estoy trabajando para aliviar la pobreza –admitió la monja-. No soy una trabajadora social. No lo hago por eso. Lo hago por Cristo. Lo hago por la Iglesia”. Por el contrario, Óscar Romero afirmó: “La misión de la Iglesia es identificarse con los pobres. Sólo así encuentra su salvación”.

Roberto D’Aubuisson, máximo responsable de los escuadrones de la muerte en El Salvador, leyó un comunicado en televisión a principios de febrero, citando doscientos nombres de “comunistas y traidores”. Entre ellos, se hallaba Óscar Romero, al que se le ofrecía una última oportunidad para enderezarse y rectificar. Pocas semanas después, el arzobispo recibió una amenaza más explícita, firmada por D’Aubuisson, que disfrutaba de una vergonzosa impunidad por su condición de militar: “Mentado arzobispo Romero. Por ser traidor a la patria y por estar levantando al pueblo contra su legítimo gobierno, esta unión patriótica lo condena a muerte, igual que hemos matado a tanto cura comunista. Viva El Salvador. Muera el comunismo ateo. Unión Guerrera Blanca”. La respuesta de Óscar Romero consistió en recrudecer su compromiso con el pueblo salvadoreño, diezmado por torturas y asesinatos extrajudiciales. Un día antes de que un francotirador acabara con su vida, se dirigió a la Guardia Nacional, pidiéndole que dejara de cometer masacres, alegando que nadie está obligado obedecer una orden inmoral, contraria a ley de Dios.

La trayectoria de Teresa de Calcuta no puede estar más alejada del sincero compromiso de Óscar Romero con la creación de una sociedad más justa e igualitaria. Opuesta al Vaticano II, Teresa de Calcuta siempre predicó la resignación y el conformismo. Cuando estalló una planta química de la compañía estadounidense Unión Carbide en Bhopal (India), causando 2.500 muertos, se manifestó partidaria de perdonar a los culpables y no abrir investigaciones legales. Al aproximarse a una de las víctimas, que se retorcía de dolor por las quemaduras, le dijo ante las cámaras de televisión: “Estás sufriendo como Cristo en la Cruz, así que Jesús debe estar besándote”. El hombre contestó: “Por favor, dígale que deje de besarme”.  Enemiga del divorcio, el aborto y los anticonceptivos, declaró: “Yo no le daría un bebé de una de mis casas a un pareja que usa anticonceptivos. Los que usan anticonceptivos no comprenden el amor”. Aunque no suele mencionarse, Teresa de Calcuta tuvo muchos detractores en la India. Los médicos denunciaron que la atención ofrecida a los pacientes terminales en sus hogares para moribundos era de escasa calidad. De hecho, se comprobó que era habitual reutilizar agujas hipodérmicas y se utilizaba agua fría para el aseo diario. Mary Loudon del British Medical Journal apuntó que se escatimaban los analgésicos por prejuicios religiosos, pues se entendía que el sufrimiento físico y psíquico aproximaba a Dios. De hecho, Teresa de Calcuta tomó su nombre (en realidad, se llamaba Agnes Gonxha Bojaxhiu) de Teresa de Liseux, una joven carmelita descalza de nacionalidad francesa que murió entre atroces dolores al negarse a recibir calmantes, pensando que su terrible agonía era la voluntad de Dios. En los hogares de Teresa de Calcuta, se escuchaban los gritos de los moribundos con las heridas abiertas y llenas de gusanos, según Sanal Edamaruku, presidente de la organización Rationalist Internacional. The Guardian realizó un reportaje sobre los orfanatos y mostró las deplorables condiciones de higiene y atención. Colette Livermore, ex misionera, abandonó la congregación y publicó el libro Hope Endures, donde refería que Teresa de Calcuta promovía una “teología del sufrimiento” que incluía el consejo de no adquirir formación médica, pues lo esencial no era curar, sino difundir el Evangelio.

Teresa de Calcuta aceptó donaciones de la familia Duvalier, que gobernaba Haití mediante la represión y el saqueo de las riquezas del país. Incluso viajó al país caribeño y elogió un régimen condenado internacionalmente por sus sistemáticas violaciones de los derechos humanos. No tuvo problemas de conciencia para aceptar una donación de 1.250.000 dólares de Charles Keating, el “rey de los bonos basura”, que en 1992 estafó a 17.000 pequeños inversores en Estados Unidos. Cuando Keating fue procesado, envió una carta al juez, pidiendo clemencia: “No sé nada de sus negocios. Sólo sé que ha sido generoso con los pobres de Dios”. El fiscal escribió a Teresa de Calcuta: “Le ruego que devuelva el dinero que robó Keating a las personas que lo ganaron con su trabajo”. La monja ni siquiera contestó. En 1996, Irlanda celebró un referéndum para legalizar el divorcio, prohibido por su Constitución. Teresa de Calcuta viajó hasta Dublín para participar en las campañas a favor del voto negativo, lo cual no le impidió desear a su amiga Diana de Gales una vida más feliz, después de liberarse de un matrimonio desgraciado. Poco después de muerte de la fundadora de las Misioneras de la Caridad, la revista alemana Stern y la revista inglesa New Left Review, considerada una de las veinte mejores publicaciones mundiales sobre ciencias políticas, realizaron sendos reportajes de investigación, con las mismas conclusiones: Teresa de Calcuta no empleó el dinero de las donaciones en reducir la pobreza o mejorar las condiciones de sus centros, sino en la apertura de nuevos conventos y en la propagación de la misión evangelizadora. Su finalidad no era curar, sino lograr conversiones e inculcar resignación en los enfermos terminales, sin aliviar su sufrimiento ni aprovechar los avances de la medicina.

Teresa de Calcuta fue beatificada con premura por Juan Pablo II, un Papa cuyo objetivo principal fue aniquilar la herencia del Concilio Vaticano II y desmantelar la Teología de la Liberación. Al mismo tiempo que amonestaba públicamente a Ernesto Cardenal y hostigaba a Leonardo Boff y Hans Küng, condenando sus libros y boicoteando su carrera docente, colmaba de elogios a Marcial Maciel, sacerdote mexicano que fundó la Legión de Cristo, y favorecía sin tregua a Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei. En 1997, ocho antiguos legionarios de Cristo enviaron una carta a Wojtyla, acusando a Marcial Maciel de abusos sexuales, pero el Papa polaco ignoró la denuncia y continuó protegiendo a Maciel. Más tarde, se revelaría que el sacerdote mexicano había cometido infinidad de abusos sexuales, incluso con sus tres hijos, engendrados con dos mujeres diferentes, incumpliendo el voto de castidad. Adicto al demerol y la morfina, Maciel administró fraudulentamente los recursos económicos de la Legión de Cristo y plagió en más de un 80% el Salterio de mis horas, una obra del abogado y político católico Luis Lucia Lucia. El resultado fue Salterio de mis días: 98 meditaciones, la obra de referencia de la Legión de Cristo. No es menos sombría la historia de Escrivá de Balaguer, que nunca disimuló su devoción por el dictador Francisco Franco. Su canonización en tiempo récord (se habló de “turbosantidad”) no pudo ocultar el lado más oscuro del Opus Dei: elitismo, proselitismo agresivo, violación de la correspondencia privada de los numerarios, mortificación física, manipulación y coacción, censura de libros, humillantes correcciones fraternas. Wojtyla se despidió del mundo y de su pontificado, sepultando escándalos y cerrando las ventanas abiertas por Juan XXIII hacia una Iglesia Católica más tolerante, solidaria y humana. Sus funerales reunieron a los más altos dignatarios de la política internacional. Casi todos los presidentes desfilaron delante de su ataúd, rindiéndole honores. Pocos recordaron su firme apoyo a Pío Laghi, nuncio del Vaticano en Argentina durante la época de la Junta Militar que exterminó a 30.000 opositores políticos, incluidos 323 menores de edad y varios centenares de mujeres embarazadas, cuyos hijos fueron entregadas a familias implicadas en la represión, que les educaron como hijos propios y les ocultaron su verdadera identidad. Las Madres de Plaza de Mayo siempre consideraron a Pío Laghi “un cómplice activo” del genocidio. Juan Pablo II no manifestó ninguna preocupación por las víctimas de las dictaduras del Cono Sur. Su vocación mediática y su fervor mariano consideraban más prioritario condenar el aborto y los métodos anticonceptivos.

Las exequias de Teresa de Calcuta convocaron un circo mediático. Todos los presidentes hicieron genuflexiones o se arrodillaron ante los restos de la monja. No se puede negar que se ha convertido en uno de los iconos del siglo XX. Simboliza el espíritu caritativo, pero en ningún caso encarna el anhelo de justicia y solidaridad. La solidaridad es horizontal y discurre en dos direcciones, dignificando a todos los que se dejan enredar en su trama. La caridad es vertical y presupone la superioridad moral del que la ejerce. La solidaridad implica un inequívoco deseo de transformación social, pues entiende que “la pobreza no es una fatalidad, sino una injusticia. Es resultado de estructuras sociales y de categorías mentales y culturales que han configurado el actual orden social”. No son las palabras de un revolucionario, sino de Gustavo Gutiérrez Merino, filósofo y teólogo peruano y uno de los pioneros de la Teología de la Liberación. A pesar de su independencia y coraje (el lema “Haga patria, mate un cura” se concibió en América Latina para acabar con los sacerdotes que había manifestado su opción preferencial por los pobres), sólo unos pocos conocen a Gustavo Gutiérrez. Es el autor de una notable obra filosófica, política y teológica que acusa al capitalismo de convertir la pobreza y la desigualdad en hechos estructurales para preservar los privilegios de una minoría, pero sus reflexiones y su compromiso apenas son un leve rumor en comparación con el estruendo provocado por la peripecia hollywoodiense de Teresa de Calcuta, amada hasta el histerismo por masas ignorantes y exaltada por los ricos y los poderosos, que nunca percibieron su labor misionera como un peligro para sus intereses.

“Esta civilización está gravemente enferma –afirmó Ignacio Ellacuría, filósofo, jesuita y teólogo de la liberación asesinado por el Ejército salvadoreño en 1989-, y para evitar un desenlace fatídico y fatal es necesario intentar cambiarla. Sólo utópica y esperanzadamente puede uno creer y tener ánimos para intentar con todos los pobres y oprimidos del mundo revertir la historia, subvertirla y lanzarla en otra dirección”. El mundo no necesita monjas fanáticas que recen y se dejen agasajar por los ricos y poderosos, sino hombres y mujeres dispuestos a subvertir la historia, sin dejarse intimidar por los perros de la guerra y la codicia. Óscar Romero e Ignacio Ellacuría murieron por ese ideal, revelando que lo auténticamente cristiano es acompañar a las víctimas en su desdicha y luchar contra los que se han apoderado de la tierra, ejerciendo la violencia contra sus semejantes. Por eso, sólo unos pocos les recuerdan y honran su memoria.

El filósofo italiano Gianni Vattimo publicó hace unos años un artículo titulado “Separarse de la vida (y de la Iglesia)”. Apareció en el diario El País el 10 de mayo de 2009 a propósito del caso de Eluana Englaro, una joven italiana que se convirtió en el centro de una estrepitosa polémica sobre la eutanasia. Su padre emprendió una larga batalla legal para que se le autorizara desconectar a su hija de las máquinas, gracias a las cuales se mantenía en coma vegetativo desde hacía dieciocho años, después de sufrir un accidente de automóvil. Al parecer, Eluana había manifestado en conversaciones con su padre que le parecería horrible vivir en ese estado. La Iglesia Católica se opuso con todas sus fuerzas y Berlusconi intentó imponer por decreto la obligación de continuar el tratamiento, pero Giorgio Napolitano, presidente de la República, se negó a firmarlo. Gianni Vattimo relataba en su artículo que había vivido una experiencia similar con su compañero sentimental, reconociendo públicamente una homosexualidad que no consideraba incompatible con el dogma católico. Su compañero, enfermo terminal de cáncer, se suicidó con una sobredosis de pastillas, cuando el deterioro se hizo insoportable. Vattimo se preguntaba si no habría sido más humano ofrecerle la posibilidad de una eutanasia bajo supervisión médica. Después de reflexionar sobre la actitud de la Iglesia Católica en el caso de Eluana Englaro, sostenía que la Iglesia como estructura de poder se había convertido “no ya en un sostén para la fe, sino en un escándalo continuo y un obstáculo para escuchar el Evangelio”. Y citaba la oposición del Vaticano al uso del preservativo en un mundo flagelado por el SIDA, la excomunión de los médicos brasileños que habían realizado un aborto a una niña brasileña de doce años, embarazada por una violación y el perdón concedido al obispo lefebvriano que negaba el Holocausto. A la vista de estas conductas, Vattimo opinaba que “la Iglesia como estructura histórica merecía, evangélicamente, desaparecer”.

El pontificado del Papa Francisco no ha materializado cambios importantes, pero sí ha escenificado una actitud más humana y compasiva. Es pronto para formular juicios, pero la Iglesia Católica debe escoger entre renovarse, abrirse al mundo y ser fiel al mensaje de Jesús, o, por el contrario, sobrevivir como estructura de poder, manteniendo un discurso reaccionario y regresivo, de tintes fundamentalistas. Jon Sobrino señaló hace tiempo el camino de un cristianismo auténtico, radical y sincero: “No hay opción por los pobres sin decisión a defenderlos. Y por lo tanto, sin una decisión a introducirse en el conflicto histórico. Esto no suele ser muy tenido en cuenta. Ni siquiera teóricamente. Pero, digámoslo una vez más: no hay opción por los pobres sin arriesgar”. Óscar Romero así lo entendió. Su vida y su muerte son un luminoso ejemplo y un motivo de esperanza.

RAFAEL NARBONA

Esta entrada fue publicada en Teología de la liberación. Guarda el enlace permanente.